Primeros pasos deporte en casa.

Primeros pasos y ya tenemos claro nuestro objetivo, nos lanzamos a una vida más sana y ahora: 

Vamos a montar nuestro equipo:

Empezamos por los pies? el calzado, claro. Muy importante pero poco complicado para los principiantes; unas zapatillas polivalentes que te sirvan para tus rutinas caseras, pero que a la vez te lleven cómodamente a correr en el exterior. La principal diferencia es la livianez y flexibilidad de suela, pero si tu nivel no es demasiado grande, puedes encontrar mix con los dos atributos bien ecualizados.

Como ropa, sobre todo en ejercicios de cardio es conveniente una buena transpirabilidad o en rutinas de estiramiento, yoga, pilates… tejidos de alta flexibilidad. Ten en cuenta la estación del año ya que en verano siempre es mejor tener en cuenta las patas cortas o las camisetas sin mangas para mitigar el calor y por qué no, brocearte de paso.

También te van a ser de ayuda para medir tu esfuerzo u objetivos algún software de seguimiento. Encontraras muchas apps para tu Smartphone; Endomondo, Freeletics, Strava, C25k, Pocket yoga,  Fit30… todas gratuitas con opciones upgrade de pago.  Consejo: la mayoría de las aplicaciones  en su versión gratuita son más que suficientes para tus objetivos, no abones los suplementos de upgrade hasta que no las hayas probado a fondo y sepas que es la que necesitas.  

Si prefieres un control más exhaustivo recurre a las pulseras o cintas de monitoreo de pulso cardiaco, las hay desde más generalistas hasta las especializadas en determinados deportes, con gps, con banda, ya hablamos en otro post de algunos accesorios de este tipo.

Algún material para ejercitarte: el más importante de todos los elementos que vas a usar es tu propio cuerpo,  a parte con unas cintas y unas mancuernas, una esterilla prácticamente puedes hacer un sinnúmero de ejercicios de un amplio abanico de disciplinas, más adelante y conforme vayas ampliando tus tablas de ejercicios, tú misma vas a ver tus necesidades y la necesidad de añadir algún elemento o perfeccionar y ampliar con lo que ya cuentas.

Todo listo, pasamos a la acción.

Al comenzar su programa de acondicionamiento físico, tenga en cuenta estos consejos:

Empieza despacio y aumenta la actividad gradualmente. Dese el tiempo suficiente para calentar y enfriar con una caminata fácil o un estiramiento suave. Luego acelere hasta un ritmo que pueda continuar durante cinco o 10 minutos sin cansarse demasiado. A medida que su resistencia mejore, aumente gradualmente la cantidad de tiempo que hace ejercicio. Trabaje hasta llegar a 30 a 60 minutos de ejercicio la varios  días de la semana.

  No te aburras. Haz varios tipos de ejercicio, diversifica, siempre con un sentido,  pero huir de la rutina ahora que das tus primeros pasos es muy importante para engancharte. Como ya te hemos comentado anteriormente; cualquier actividad es ejercicio, sal en bici, a bailar, un paseo, acompaña a tus hijos pequeños…

No caiga en la tentación de empezar a obligarse a hacer 7 días a la semana si realmente no le apetece, anímese las primeras semanas a unas simples 3 horas, ya llegarán las ganas de hacer algo más conforme pasen los días.

No fuerce la actividad si su cuerpo no responde correctamente, si no se encuentra bien, vigile sus pulsaciones, esos pequeños dolores musculares que no responden a la sintomatología de  unas agujetas, puede ser el aviso de una próxima lesión muscular o de otros problemas.

Hidratarse, fundamental sobre todo en periodos de calor o con actividades de cardio de frecuencias altas y prolongadas; agua sin temor, es necesaria para varias funciones físicas de su organismo.     

Midamos lo que hagamos

Si hemos creado nuestro programa todo y que lo modifiquemos para adaptarlo a nuestras necesidades o posibilidades, llevemos un control de nuestro progreso, como mínimo una vez al mes.  También gestionaremos con nuestras métricas los avances.

Te puedes ayudar con alguno de los programas y apps que comentábamos anteriormente o con tu pequeña chuleta manual en que anotes kilómetros recorridos, horas semanales de ejercicios, o las diferentes tablas y repeticiones que vas haciendo.

Una vez al mes dedica unos minutos a apuntar estos datos y verás con sorpresa como todos los parámetros físicos van mejorando con el tiempo.

Recuerda; vas a implementar un cambio en tu calidad de vida que merece la pena un pequeño esfuerzo por tu parte.

i

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Relacionado

Higado graso y su cuidado

Reducir el hígado graso ​

El hígado graso, una afectación que llega a un 25% de la población, diversos estudios han demostrado que el ejercicio físico regular es capaz de revertir su incidencia.

Leer más »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.